Occidente pierde el pulso en África