África se planta ante la deuda externa